Soplaré y soplaré y tu bici pararé!!!

La salida de hoy en mtb ha sido durilla, se juntaron 2 cosas, los 90 minutos seguidos de spinning del día anterior que me dejaron los cuádriceps tiesos, y el viento en contra que soplaba MUY fuerte, y digo MUY fuerte, y que nos afectó durante los primeros 25km, vamos lo justo para dejarnos machacados antes del tramo de 10km de subida y en los que 2 de ellos, 2 largas rectas con poco desnivel en los que se puede rodar, nos volviera a detener con una fuerza asombrosa. Justo en esos momentos, en los que el viento te daba en la cara, de frente del todo, y te dejaba clavado, me acordaba de la frase del famoso cuento, “soplaré y soplaré, y tu bici detendré” en otras partes, donde era lateral, se podía cambiar otro poco más la versión “soplaré y soplaré y de tu bici te derribaré”, pero bueno, al final fue un día de entreno de fuerza, que no viene nada mal para ir haciendo piernas.

Una vez terminada la subida, nos quedaban unos 20km y pico de viento casi a favor, que ayudaron a recuperar un poco, aunque el daño ya estaba hecho y el sufrimiento acumulado en las piernas.

Pero es lo que hay, Fuerteventura es así, desde abril hasta octubre, es ventosa día sí y día también. Días en los que ir a la playa es absurdo, salvo que estés buscando una exfoliación intensa y dolorosa de arena.

Ahora ya, a por el siguiente entreno, sesión doble de bici y carrera hasta que el sábado, salvo cambio de turnos y que no pueda, que realizaré el test de 1/2 IM.

Anuncios

Dos semanas para probarme!!

Ya he vuelto de Lanzarote de ver el IM 2012. De nuevo una inyección de ánimo increible. Si no habéis visto ninguno, os recomiendo que lo hagáis cuanto antes, no os defraudará.

Despues de esos 4 días de viaje sin hacer nada, en parte porque me tocaba descanso de las sesiones que había hecho la semana anterior, y en parte por el viaje y la prueba, que no me apetecía perderme, he llegado a casa, y he estado trabajando y tb entrenando de nuevo.

La toma de contacto ha sido suave, sesión de pesas, spinning y 20min de carrera en la cinta para probar la transición, y como pocas veces me ha pasado, ha sido perfecta, sin amagos de calambres, los gemelos se adaptaron perfectamente a la carrera y más feliz que unas castañuelas.

El resto de los días serán más fuertes, mañana comenzaré con una salida en grupo con la mtb de 55km, a ritmo elevado, ya que el personal que se ha apuntado tienen piernas para rodar de alma, así que a mi, todo lo que sea caña me viene genial, que ya estoy a sólo 3 meses y medio de la prueba (solo de pensarlo me pongo nervioso).

Una vez hecha la salida en mtb, iré al agua a hacer 3000 y de ahí, de nuevo a la bici, para rodar un rato con la flaca y sacar otros 50km.

El viernes y sábado cambiaré la bici por la carrera, pero seguiré añadiendo agua, intentaré hacer 3000 o algún metro más para terminar los dos días con 10k cada uno, si las sensaciones son buenas, aumentaré las distancias de carrera.

El domingo como es el día del Señor, y yo soy un señor, me lo tomaré como mio y descansaré, para el lunes volver a la carga de los entrenos y seguir con las sesiones dobles hasta el jueves que me lo tomaré de descanso y el viernes haré una prueba de 1/2IM. Necesito saber cómo van a responder las rodillas, si me dolerán, y ver qué ritmos puedo llevar y si he mejorado algo en todos estos meses.

La prueba que quiero hacer es simular las distancias del Ocean, pero comenzando con la bici y terminando con la natación, más que nada para relajar las piernas al finalizar.

Ese, a parte de ser el “test” para ver cómo me encuentro y conocerme un poco más después de esas horas haciendo ejercicio, será mi primera vez haciendo deporte durante tanto tiempo sin descanso, espero no estar mucho más de 6h.

Os iré informando de los entrenos dobles de estas 2 semanas y del resultado final de la prueba.

Crónica de una sudada anunciada!!!

El entreno de hoy tenía el mismo fin que el de todos los días, mejorar, rodar, sumar km, y seguir aumentando ritmos y velocidades.

Antes de salir de casa se sabía como iba a transcurrir este día, amanecimos con temperatura alta, y subiendo, a las 9 estábamos ya en 29 grados de nada, que para el que no lo sepa, es debido a una ola de calor que está azotando las Canarias, y eso está haciendo que las temperaturas idóneas por las que reciben el nombre de las islas afortunadas, están muy por encima de lo habitual, y es duro.

Hoy el viento no nos afectaba, ni en contra ni a favor, pero tampoco nos refrescaba, el sudor no tardó en hacer acto de presencia, y antes de llegar a medio recorrido las bebidas de los botes se habían convertido en caldo gallego, el silencio durante la ruta fue uno de los predominantes, no había fuerzas para hablar, tampoco para esprintar, ni intentos de escapadas, ni apretar los ritmos, las pulsaciones más altas de lo normal, la respiración se hace difícil, y el polvo del camino al paso de algún coche camino de encontrar un aparcamiento para echarse una pesca, dificultaban aun más la labor, y aceleraban la sudada.

El pedaleo en silencio, interrumpido de vez en cuando por algún suspiro, alguna queja, y poco más, hacían notable la dureza del día, y ese silencio hizo que me diera cuenta que mi cadena estaba sin engrasar y el polvo la había secado completamente, qué ruido y qué esfuerzo más tonto por no tenerla a punto, lo que me hacía pensar que todo el líquido que le faltaba a la cadena lo estaba echando yo a chorros por todo el cuerpo.

La media etapa se hizo con una parada más larga de lo habitual, en el que el refrigerio fue más necesario que los donuts, y el tiempo sentados lo alargamos por muchos minutos, sentados a la sombra y refrescándonos con el aire acondicionado del local, nadie tenía ganas de seguir bajo el solazo que pegaba.

Mañana saldremos con la flaca a rodar, y esperamos que la temperatura baje algo ya que la alerta por temperaturas se suponía que había terminado ayer, pero la alerta no se ha enterado.

Mañana os contaré qué tal se da el día, y copiando a Marc Martin, presentador de motociclismo en la época de TVE, eso ya es otra historia.

Hay más días que sandías!!!

Está claro el lema y título del viejo programa de TV, más vale prevenir, así que eso es lo que he hecho hoy, prevenir!!!

Me he levantado pronto para salir a rodar un rato con la flaca, pero a las 8:00 de la mañana Fuerteventura nos daba los buenos días con sus 29 grados y cero viento, lo que seguro hubiera terminado en un caso más de golpe de calor de los que se están dando estos días por estas tierras.

Con esos datos, lo más sensato era quedarse en casa, pero eso evitaría el entreno, así que ahí está mi rodillo Bkool, que no sólo sirve para los días fríos y lluviosos del invierno en el norte de la península (en Fuerteventura pocos tenemos de esos), también sirve para no morir en el intento de un entreno y poder rodar un rato en casa, no mucho, porque la temperatura dentro no es muy diferente a la exterior, y la sudada es TREMENDA y el calor se hace insoportable, ya habrá tiempo de rodar por la calle, que como se suele decir, hay más días que sandías!!!

Dejo la bici, ducha, un desayuno merecido, y la segunda tanda será de piscina, que hoy es lo que más apetece, así que luego iré a por unos 4000, 4×1000.

Si por la tarde, a última hora, el calor tuviese a bien alejarse un poco y dejarnos vivir, sería buen momento para trotar un rato suave y probar a hacer unos 10k, pero eso, ya es otra historia.

Agua sobre ruedas!!

Se ha terminado esta semana, a falta del entreno de esta tarde que serán unos metros en mar (dependiendo de la cantidad de medusas que haya), no muchos, porque el agua aun está fria y aun no tengo neopreno, todo es mucha pasta y hay que ir poco a poco. Si alguno que me lee, sabe de alguno baratillo, soy todo ojos y oidos.

La semana ha sido principalmente entre bici y piscina, esta última retomada ya totalmente, aunque de momento solo metiendo metros para volver a acostumbrar a los hombros, cuello y espalda, que llevaba varios meses nadando muy poco.

Haciendo series de 3×1000 R-1′ y los 250m finales de cada serie, A TOPE, las sensaciones geniales, no hay dolores de espalda ni hombros, y bueno, el ritmo me cuesta subirlo, pero a partir de ya, espero hacer semanalmente 9 ó 10 mil metros de agua, mientras sigo sumando con la bici y la carrera, esta última, la que más me cuesta, pero porque es lo que menos me gusta y lo que peor se me da con diferencia, aunque tb es cierto que es la que más mejoría noto a medida que pasan las semanas.

Esta semana será entera de entrenos dobles, pero no consecutivos, haré uno por la mañana y otro por la tarde, intentando hacer bici y agua, bici y carrera, bici y agua, y así hasta el viernes que me voy de viaje.

Espero que las medusas vayan desapareciendo poco a poco.

Rambo, como pez en el agua!!

Así es como he sentido esta semana de duros entrenos, donde he vuelto a tomar el contacto con la piscina de forma regular y me he sentido como pez en el agua. También es cierto que aun no he hecho tiradas largas de agua, pero estoy nadando los 3000 en una hora sin problemas, encontrándome muy bien, y ya, a falta de 4 meses para el Ocean, no dejaré el agua hasta el final, intentando realizar al menos 2 días de agua a la semana, procurando que sean 3, pero aquí ya influye el tiempo libre que me deje el curro y el resto de labores.

La bici, va en la misma línea, aunque ya alternando mucho más con la de carretera, haciendo tiradas largas de 80, y haciendo salidas más cortas de 50 a ritmos fuertes y altos, para empezar a darle tralla a las piernas y que sepan lo que les espera.

Hoy ha sido un día especialmente duro, mucho viento en contra durante los primeros 18 km que han sido por la costa, en ese punto, uno de los compañeros se encontraba mal y se ha dado la vuelta, quedándome sólo con los dos Carlos (los Charlies), dos bestias de andar en bici, y ese punto es donde comencé a sentirme como Rambo, constantemente atacado por los Charlies, que me han llevado con la lengua fuera los 35km que quedaban, subiendo a rueda, y aun así, costándome mantener los ritmos que imponían en la subida, pero parece que tanto entreno funciona, y las piernas han respondido, eso sí, sufriendo lo mío y lo de ellos.

Finalmente en casa, reposado, duchado, y ahora que las piernas se han relajado, deseando que llegue el siguiente entreno para volver a darle más caña.

Nos vemos por aqui.