De estreno y flipando

Hace 1 semana que tengo mi flamante Garmin Forerunner 910XT, y para definir de una manera rápida cómo es, cómo funciona, y su manejo, la palabra es FLIPANTE.

Había preguntado en twitter, y Sergi (@sergidavila) me lo recomendó ya que él lo tiene, su comentario, y el de Victor (@vriverop1964) y otros pocos que me dieron buenas referencias del nuevo juguete fueron lo necesario para que me decidiera por él y no por otra marca, bueno, la verdad es que fue Montse quién se decidió al oir mis comentarios.

No conozco otros pulsómetros de gama alta de otras marcas, no he tenido el gusto ni oportunidad de  probar el RCX5 de Polar, ni he tenido puesto un Suunto (salvo el de buceo), pero sin conocer el resto, poco o nada podrán ofrecer que mejore las características de este pulsómetro muldideporte.

Las configuraciones que ofrece en los diferentes deportes, así como la posibilidad de configurar los datos mostrados en pantalla, poder cambiar de pantalla para ver otros datos mientras corres, poder cambiar de deporte, las alertas que te ofrece, es algo fácil de hacer y lo principal, de leer, ya que en carrera los datos son claros y de un tamaño suficiente para facilitar una fácil lectura de un simple vistazo.

Ayer, tuve oportunidad de “estrenarlo” nadando, y para mi, que soy un auténtico desastre y para saber las distancias nadadas tengo que pensar el ritmo que he llevado y calcular, el reloj me salva, ya que en cuanto le dices que vas a nadar, te hace 2 preguntas básicas, si en piscina o aguas abiertas y los metros de la piscina. A partir de ese momento sólo te tienes que preocupar de poner en marcha el crono, porque él solito contará las brazadas que das, los metros nadados, el ritmo cada 100m, la efectividad de tu brazada, el intervalo con mejor brazada, …, de verdad, FLIPANTE. Me queda probarlo en aguas abiertas, pero esperaré a que mejore un poco el tiempo, que soy de León, sí, pero no me apetece pasar frio. Estoy encantado con él.

Otro factor positivo a tener en cuenta es la facilidad de cambiar del soporte de la muñeca al de la bici, un giro de 90º harán que se suelte de uno para que con el giro inverso lo puedas conectar en el nuevo, en la muñeca aumenta un poco su grosor, pero para nada molesto. Ese giro se hace fácil, pero no se hará sólo, está lo suficientemente enganchado, para que no se suelte mientras corres o nadas.

Si lo has visto, y lo que te echa para atrás es su “gran tamaño”, una vez puesto, no molesta y el peso no es excesivo, al menos no lo ha sido para mi, y mi día a día lo vivo sin reloj.

Llevo una semana entrenando con él, carrera, bici y agua, y aún sólo ha gastado 1/4 de la batería, por lo que las 20horas de batería de las que hablan es posible que sea cierto, aún no lo puedo confirmar.

Y por último mencionar lo fácil que se pasan los datos desde él al PC o al revés, ya que se pueden crear entrenamientos específicos y personalizados para cargarlos en el pulsómetro, o hacerlo directamente en él. Muy fácil en ambos casos.

Montse, muchísimas gracias por el pulsómetro, es increible.

Nos vemos entrenando

Volumen, mejoría y animado

Esto se está acercando y el tiempo pasa muy rápido, menos de 4 meses para mi debut en el Ironman.

Llegados a este momento, voy notando que los entrenos hacen su función, que no es sufrir por sufrir, y parece que la siembra da frutos.

Las mejorías que estoy notando es principalmente en el cansancio y la mejoría, el primero tarda mucho más en llegar y el segundo se presenta mucho antes de lo imaginado. Cuando empecé con esto del triatlón veía una locura hacer el 1/2 IM, pero poco a poco veía que el cuerpo respondía a las cargas que le daba, que aprende a sufrir hasta donde le indicas, y al día siguiente sabe que hasta ese punto se puede sobrevivir y te deja llegar sin tanto sufrimiento, poco a poco se le va “engañando”, y él acepta y asume lo que le echen.

De esa decisión de hacer un 1/2 y quizás algún día un Ironman, ha pasado un año y un mes, tiempo en el que he dedicado muchas horas a entrenar, he hecho muchos kilómetros en bici, corriendo y nadando, horas de sacrificio, horas de no poder dedicarlas a la familia ni a los amigos, dieta estricta, todo con la intención de mejorar físicamente. Hay semanas que pasan y no veo nada y eso me machaca, pero hay otras en las que llegas a casa reventado, las piernas no quieren subir, ni caminar, te tumbas en el sofá y las piernas se quieren quedar ahí y no quieren ni moverse para ir a la cama, pero por la mañana suena el despertador y al ponerte en pie, lo haces anticipando una mueca de dolor pensando en cómo estabas la noche anterior, y te das cuenta que ese dolor se ha ido, que no existe, te miras las piernas y piensas “Cómo es posible??”.

En ese momento, calzarte de nuevo las zapatillas y salir a por más kilómetros es un empujón de fuerza y de ánimo ENORME.

Y ahora es en el punto en el que me encuentro, animado por ver que esto marcha, que he perdido algo más de peso y eso me ayudará a evitar dolores de rodillas, pero que esté animado, no quiere decir que esté confiado, porque las distancias del Ironman me siguen haciendo temblar, sobre en días de tiradas largas cuando llego a casa y pienso, “El día D, tendrás que repetir TODO lo que has hecho hoy sin descanso”!!! Eso acojona, cómo no va a acojonar??

A ver si preparo los entrenos de estas dos semanas pasadas y os paso los datos que han salido.

Nos vemos entrenando.

Encerado de cadena

El post de hoy va sobre el mantenimiento de la cadena de la MTB.

Hasta hace algo más de medio año, había utilizado aceites finos de diferentes marcas, todos con un resultado similar, mejores o peores aplicadores, pero en definitiva, mismos resultados. Con el paso de los días y aplicando varias veces se forman excesos de grasa, engorrosos y sucios de limpiar y si el clima donde ruedas es como el del mismísimo Sahara, pues lo único que se consigue es llegar todos los días a casa con una capa de tierra y aceite en la cadeña, piñones y cambio considerable. Uno de los pocos inconvenientes que tiene vivir en Fuerteventura.

Buscando por internet, vi en varios foros que muchos utilizan adeites a la cera, mucho más limpios que el resto, así que me decidí a probar. Total, no se perdía nada. Desmonté de cadena y limpieza profunda con petróleo (lo utilizo para limpiar la cadena de la moto), una vez limpia de toda grasa y seca esta, la vuelvo a montar y aplico el aceite a la cera, de tacto MUY LÍQUIDO, extremadamente líquido, por lo que aplicarlo es fácil, entra fácil entre los eslavones, y una ventaja importante, NO MANCHA. Como os digo, llevo poco más de medio año utilizando este sistema, aplicando en cada salida después de pasar un trapo para quitar el poco polvo que se pega a la cadena.

Mientras yo utilizo este sistema, un compañero con el salimos a rodar, encontró un foro donde la gente sumergía la cadena en cera de abeja derretida, y así lleva más de 5000km, va por la tercera cadena, y ni un ruido, ni óxido, ni suciedad en cambios, ni piñones, ni bici, ni cadena y como consecuencia de eso, ni una mancha en manos, piernas, vamos, un auténtico lujo.

Después de haber visto los resultados que le ha dado a él, he decidido cambiar de sistema, hasta ahora no lo había hecho por el “engorro” de soltar la cadena, pero bueno, es cada 200km, (3 salidas) y son 2 minutos que no van a ningún sitio.

Hoy ha sido el primer día de aplicación, pero no lo he probado, sigo chungo de la garganta y estoy haciendo rodillo y ejercicios de fuerza en casa, pero la probaré el lunes y martes que tenemos, 50 y 100k respectivamente.

Los pasos que seguí fueron:
1.- desmontar la cadena y meterla en un bote con petróleo para dejarla limpia del todo
2.- derretir cera de abeja en un cazo (aquí en Fuerteventura la venden en ferreterías)
3.- sumergir la cadena en el cazo mientras este sigue al fuego para que la cera permanezca lo más líquida posible y entre bien entre los eslavones
4.- sacar la cadena en vertical sobre el cazo para dejar que escurra el sobrante de la cera y pasar un trapo por los laterales para quitar el exceso (poco exceso tiene, ya que la cadena se calienta y penetra bastante y el calor hace que escurra el poco exceso que pueda tener)
5.- una vez se haya enfriado al tacto, se monta la cadena, parecerá un poco rígida, pero en 4 pedaladas irá suave como la “cera”.

Para sacar la cadena de la cera, utilicé un gancho hecho con un trozo de alambre que había enrollado alrededor de los 2 extremos, si lo hacéis, cuidado al sacar la cadena, que quema, yo aún tengo grabado a fuego la palabra shimano en los dedos por tocar. 😉

Nos vemos por aquí.

Rescate de emergencia

Hoy me he encontrado un artículo en la web del ABC que me ha parecido muy MUY interesante.

En caso de accidente, un smartphone, su GPS y el whatsapp nos pueden sacar de un buen apuro.

Os pongo el enlace:
http://www.abc.es/local-madrid/20130113/abci-como-debemos-utilizar-whatsapp-201301111916.html

El Grupo de Rescate en Altura (GERA) de la Comunidad de Madrid ha rescatado en los últimos tres meses a más de 20 personas –perdidas o heridas– en la sierra gracias a la aplicación de mensajería WhatsApp. Pero, ¿cómo permite realmente esta aplicación revelar, con precisión, dónde se encuentran los excursionistas? Luis Rincón, oficial jefe del GERA, explica para los lectores de ABC.es. cómo se realiza un rescate en la montaña utilizando WhatsApp.
Entre las ventajas que ofrece un smartphone frente a un dispositivo móvil convencional está que los primeros están dotados en su mayoría con sistema GPS. «Muchos usuarios desconocen que sus móviles tienen esta herramienta que para nosotros es muy útil», asegura.
Desde que se empezaron a utilizar, lo primero que solicita el GERA a una persona perdida en la montaña es que lo active. «Lo que ocurría antes de descubrir que es posible enviarlas por WhatsApp es que al dictarnos las coordenadas cometían errores por el frío o los nervios», explica Luis Rincón. «Hace tres meses, reunidos ante una llamada de emergencia, uno de los bomberos del equipo dijo espontáneamente: “que nos lo mande por WhatsApp” y desde entonces hemos rescatado así a ocho grupos de excursionistas en la sierra».

Primer paso: Establecer contacto

Tras registrar la llamada en el 112, el GERA se pone en marcha y «siempre que haya cobertura 3G, pedimos al demandante de auxilio que tome nota del número móvil de uno de los miembros de la unidad y que nos añada a su agenda de contactos para poder entablar una conversación por WhatsApp», explica. «Si no hay cobertura, hay que tratar de buscarla pero evitando tomar demasiados riesgos».

Segundo paso: Activa tu GPS

«Una vez establecido el contacto, pedimos que active el GPS del teléfono que permitirá geolocalizar al excursionista con un margen de error de más o menos diez metros. Antes, cuando tomábamos nota de las coordenadas había un margen de error de cinco kilómetros. Se ha demostrado que es más seguro que dictar las cifras desde un altímetro o un GPS de montaña y , por supuesto, más sencillo y rápido», dice el oficial jefe de los GERA.

Tercer paso: Envía tu ubicación

«El tercer y último paso antes de desplegar al equipo de rescate es que nos envíen su ubicación. La aplicación de WhatsApp permite, a través del “clip” de adjuntar archivo, enviar la ubicación. Una vez enviada, en escasos segundos, recibimos la coordenada exacta de su posición. Les pedimos que nos esperen en el mismo lugar desde donde nos han enviado el mensaje y procedemos a desplegar nuestro equipo. En los últimos tres meses ha sido todo un éxito».

Lección de deportividad

Para mi es algo que de lo que carecemos hoy en día, muchos de vosotros no estaréis de acuerdo conmigo y a pie juntillas afirmaréis que el deporte no es así, y que al enemigo ni agua, y si tiene sed, polvorones. Pero gestos como el de Iván Fernández dicen mucho de él.

Es triste, que esto sea noticia, cuando (es una opinión personal) debería ser todo lo contrario, que fuese algo habitual.

En fin, que cada uno piense lo que quiera, mi opinión es esa.

Os dejo el enlace de la noticia de www.runners.es

http://www.runners.es/noticias/elite/articulo/ivan-fernandez-una-leccion-de-deportividad

Una lección de deportividad

Iván Fernández nos hace creer en el ser humano.

En estos tiempos que corren, en los que reina e impera la ausencia de solidaridad y los trepas sin escrúpulos se mueven a sus anchas, el gesto de Iván Fernández merecería ocupar muchos minutos de televisión, cientos de portadas de los diarios de todo el mundo y un lugar en nuestra memoria por los siglos de los siglos.
Dos de diciembre de 2012. El discípulo de Martín Fiz disputaba el Cross Hiru Herri en Burlada (Navarra). Apenas le quedaban unos metros para alcanzar la meta en segunda posición cuando comprueba que el primer clasificado, Abel Mutai, se despista creyendo que la prueba ha finalizado. Iván está en condiciones de superarle y hacerse con el título, pero frena y empuja al keniata para que éste llegue en primera posición. El vitoriano renuncia así a la victoria y a imponerse al vigente medallista de bronce olímpico en 3.000 obstáculos (Londres 2012), un crack con una marca de 8:01:67.
Iván ha heredado la honestidad personal y profesional de su entrenador y maestro, Martín Fiz, y ha dado una lección de deportividad al mundo entero. Y, para colmo, el atleta del club Bikila acaba de debutar en medio maratón (el 16 de este mes en Vitoria-Gasteiz) con triunfo y un prometedor crono de 1:03:51. Ojalá este sea el principio de una espectacular carrera deportiva para este corredor nacido el 10 de junio de 1988. Falta le hace al atletismo en nuestro país. Además del vídeo, que podéis ver aquí abajo, os recomendamos que entréis en la web de Iván Fernández.

El Niño Jesús hubiera pedido…

Cada vez que veo un vídeo de Kilian no puedo dejar de pensar que no es humano, en este lo demuestra en una conversación, en la que comenta que muchas veces no liamos con qué llevar cuando salimos a correr a la montaña, él bebe del deshielo, come frutos o raíces y se calienta en piedras a las que les ha pegado el sol, eso sólo hace alguien que no es humano.

Estoy completamente seguro que si hace 2013 años hubiera estado de moda el running, el Niño Jesús le hubiera pedido a los Reyes Magos ser de mayor como Kilian y no la mirra esa que nadie sabe para qué sirve.

Bueno, aquí os dejo el vídeo de youtube de esta dirección, que ayer publicó en twitter un crack de la larga distancia @irontriax (Pep Sanchez), el vídeo está debajo, disfrutadlo.

 http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=blBUIUiRkqc

No es lo mismo

Hoy, corriendo, después de haberme bajado de la bici de spinning, tuve tiempo de pensar, fue uno de esos días que la cabeza “se separa” del cuerpo, se pone a pensar y cuando miras el reloj estás a 10 minutos de casa, durante todo el entreno pensaba en lo duro que se me está haciendo. Estos entrenos no sé si son igual de efectivos que los entrenos en los que te concentras en la zancada, en las piernas, en el braceo, en la respiración, no lo sé, pero a mi se me hacen mucho más llevaderos, la mente se evade, no hay dolor, el mar de fondo, el viento te empuja o te frena, sed, gotas de sudor, saludas a otros corredores, todo pasa de una forma mecánica, no le prestas atención, no hay nada más que lo que tu cabeza se ha puesto a pensar, y cuando llegas a casa miras el reloj y salen 12 kilómetros, 59 minutos más a la saca, y te das cuenta que los calambres te han respetado, que la transición ha ido bien, que los cuádriceps se adaptaron al cambio y que tus rodillas no se disgustaron en todo el camino, días como los de hoy me gustan, si son efectivos o no, no lo sé, pero me gustan.

Cuando preparaba el 1/2 IM, y estando a 4 meses de la prueba, el mismo tiempo que me queda ahora para debutar en el Ironman, veía que había progresado, veía que tenía posibilidades de acabarlo, veía que todo iba por buen camino, que el esfuerzo y los entrenos habían dado sus frutos, que mi resistencia había aumentado, que mis piernas respondían en la bici a la carga que les daba y eso me ayudaba y me motivaba a seguir. Pues bien, ahora, faltando el mismo tiempo, esos cuatro meses de los que hablo, las sensaciones no son las mismas, no son ni parecidas, ahora tengo la sensación que todo el tiempo empleado ha sido poco, que las sesiones no han sido suficientes, me veo lejos de poder acabar, sigo sufriendo mucho en entrenos largos y no me veo con “la soltura” que me veía en mayo. Con esto no estoy diciendo que me vaya a rendir, ni loco, voy a seguir apretando hasta que quien se queje sea la bici, las zapatillas y el neopreno, pero señores, NO ES LO MISMO preparar el 1/2 que preparar esta locura en la que me metí por envidia.

No es lo mismo preparar 90km de bici que 180, ni 21 que 42, NO es lo mismo. Sé que tendré 17 horas para acabarla, que preparando, entrenando, sufriendo, y siendo constante se hace, pero ahora mismo estoy acojonado. Sé que este sentimiento es pasajero, y que si mañana me veo bien en la salida que haremos de 70 con la MTB me encontraré mejor y si la carrera que haré al terminar me deja llegar a casa con una sonrisa me motivará un poco, pero sigo pensando que NO ES LO MISMO.

En los 4 meses que tengo por delante haré otro aumento de volumen, esto hay que hacerlo SÍ o SÍ, espero que sea suficiente y que con ello, mayo y Lanzarote me den una alegría.

Nos vemos entrenando