Sentido común, un poco de sentido común!!!!

Vamos a ver si en esta ocasión consigo que se entienda un poco más.

No, no le conozco personalmente, no es mi amigo y seguro que por la vida que tiene es una persona interesante de conocer y me lo estoy perdiendo, no, no sé cómo es de cercano, no sé nada de él que no sepa el resto, pero un poco de sentido común.

Os voy a pedir que os pongáis en la piel de SUS patrocinadores.

Bien, ahora que lo estáis viendo desde la posición de una empresa multimillonaria, capaz de ayudar a saltar a un tipo desde la estratosfera o de conseguir que un Renault sea varios años consecutivos INSUPERABLE, sigamos.

Como os digo, sé de él lo mismo que el resto de gente que no le conoce, es decir, lo que se escribe de él y lo que él ha dicho de sí mismo en entrevistas.

Pues leyendo y oyendo un poco todo eso, me gustaría saber a qué se refiere toda esa gente con lo de “vende humos”

La primera imagen que vi de Josef fue la que salió en Informe Robinson con el Ultraman. Un broker “tatuado hasta las cejas”, viviendo una vida como la que siempre se imaginó. En ese momento no sé qué me dio más envidia, si su trabajo, sus aficiones, su forma física o poder ir tatuado sin preocuparse de si ello le impediría tener un trabajo al día siguiente, pero eso es otra historia.

Os lo repito, no soy su fan número uno, pero no puedo negar cierta admiración, no sólo por sus retos deportivos, si no por la vida que supo conseguir vivir.

Ahora vamos al tema, que me desvío.

Los que le llaman vende humos, me podéis explicar qué vende?? si no lo he entendido mal, creo que se trata de motivación, nada más, y eso lo ha hecho más que bien, porque seguro que muchos de vosotros habéis empezado a mover el culo por verle a él.
Los que le critican por los patrocinadores, os habéis puesto ya en la piel del empresario?? Bien, pues ahora todo resultará más fácil de entender.

Una vez puestos de empresarios millonarios que sólo buscáis llegar a mucha gente sin importaros NADA más, porque eso es lo que le importa a las empresas, llegar a mucha gente, qué haríais??
Pues igual que el resto, buscar a un tipo o tipos capaces que de conseguir que con cada cosa que haga se hable de ello, que cada cosa que diga llegue al público y cuanto más público mejor, que cada acto tenga repercusión, que cada euro invertido en ese tipo tenga recompensa y ese euro venga multiplicado en ingresos. O como sois una ONG buscarías a un pro aunque no os reporte nada?? Claro, seguro que si estuviérais invirtiendo vuestro dinero os daría igual hacerlo tirándolo a la basura sólo por ayudar a alguien.

Las empresas NO buscan medallas de oro, buscan repercusión en los medios, si no fuera así, que alguno de los que le critican me explique por qué alguna empresa contrata a personajes públicos para sus anuncios de TV, sólo por la repercusión que tienen, NADA MÁS, o también os parece mal que Bisbal y otros muchos anuncien perfumes y joyas cuando deberían hacerlo actores profesionales?? También son vende humos porque no son joyeros??

En todo el tiempo que he leído y seguido a Josef (twitter, revistas, medios, …) NUNCA le he oído vanagloriarse, ponerse más medallas de las que haya logrado, de hecho, de las que tiene es de las que menos habla, nunca le he oído decir que sea un pro o que esté al mismo nivel, al contrario, le he oído decir que no es buen corredor, que no podría ganar una maraton, que no es buen nadador, pero que la motivación y el trabajo constante ayudan a superar esas partes malas y lograr retos con ello, sólo conseguir retos, sólo ser FINISHER.

Los que le seguís criticando por los patrocinadores, nunca habéis deseado tener un patrocinador?? Nunca habéis buscado uno?? Yo sí, y las empresas que me devolvieron la llamada o el mail NUNCA me preguntaron mis logros, si no cuanta gente me conoce, mi twitter, mi facebook y YA, esto no se trata de que sólo el campeón del mundo tenga patrocinador, NO, no se trata de eso, son empresas privadas y hacen lo que quieren. Para el campeón del mundo debería estar el estado y ser su país el que le dijera, señor, por ser vos quien sois, vas a vivir de tu profesión como te mereces, pero por desgracia, en este país eso no pasa, y nuestros campeones (todos sabemos quienes son), no reciben una mierda de las federaciones.

Para terminar, los que le criticáis como deportista, alguno de vosotros ha intentado salir a hacer un Ironman al día siguiente de haber terminado otro?? Se ha seguido calzando las zapatillas de la bici después de 400 y 500 km por la arena del desierto?? Se ha calzado las zapatillas de correr después de 200km de carrera por el desierto?? Si es así, qué es lo que criticas?? Que no pudo acabar el 7 islas?? Y?? Cúal es el problema?? Habías apostado y perdiste?? Porque yo sigo sin ver el problema.
Si no has hecho algo de lo que menciono en el párrafo anterior, qué cojones criticas si no sabes de lo que hablo??

Espero no haber ofendido a nadie, porque no lo trataba y sí espero haber aclarado un poco las cosas.

Marcando el ritmo

Hasta hoy han sido las pruebas deportivas y mi rendimiento físico los que han marcado los ritmos de entreno y descanso y me ha ido bien, los resultados no han sido de campeón del mundo, esos juegan en otra liga.
Conseguí todo lo que me propuse, fue despacio, cada cosa a su tiempo, pero los resultados iban llegando, el sufrimiento y el sacrificio daban sus frutos. Año y medio de entrenamientos constantes me dejaron completar dos medios Ironman y el ansiado Ironman.

Una aventura que comenzó en las navidades del 2011-2012 y que tuvo su guinda del pastel en mayo de 2013 entrando y meta y consiguiendo el deseado FINISHER del Ironman de Lanzarote rodeado de la familia y apoyado via teléfono (whatsapp, facebook, twitter, …) por un montón de amigos.

Cuando empiezas en esto todo el mundo te habla de ese día, que no se olvida, que se sufre, que se llora, que se ríe, que recuerdas muchas cosas que has pasado para llegar ahí y muchas cosas que perdiste por querer llegar hasta ese momento, y por muy duro que sea, nadie se arrepiente, muchos nos lamentamos y juramos no volver, pero rápido se pasa ese sentimiento y comienzas a pensar en bajar el tiempo para el próximo año. Pues sí, todo eso me lo habían dicho muchos, y tal cual, paso por paso, sucede, me faltó llorar en la meta, pero creo que ya no tenía fuerzas.

Después del Ironman mi siguiente gran reto era cruzar los 15km que separan Lanzarote de Fuerteventura. Me tenía que centrar en nadar y nadar y nadar. Me tomé 2 semanas de merecido descanso después del Ironman y retomé los entrenos de mtb y agua. Todo parecía ir bien. Pero no, mi rodilla derecha ha decidido descansar más tiempo que yo.

Poco después de volver a la rutina del entrenamiento ha empezado a quejarse como nunca, un pinchazo en la parte baja y externa de la rodilla derecha consigue hacerme parar y que sea imposible correr más de 2-3km, no me deja hacer más de 60km de bici cómodo y a partir de 80-100 el dolor el potente y nadando, si bato mucho de piernas más de dos horas se hace dificil.

Debido a eso, he decidido no presentarme a La Bocaina, el tatuaje ese lo dejo pendiente, no olvidado, sólo pendiente, porque me gustaría intentarlo algún año.

De momento toca ir al fisio, trauma, y un sin fin de actividades que nunca pensé que haría por obligación.

Así que, a partir de hoy, mis ritmos, quedan de mano de mi rodilla, se ha vuelto la jefa y sus deseos se han convertido en órdenes.

Nos vemos entrenando.

Tenía que llegar

Antes o después, el primer abandono tenía que llegar.
Hasta ahora todo me había ido bien, muy bien, 100% de pruebas en las que había tomado la salida pude ser finisher, un porcentaje que no se iba a mantener para siempre.

Mi primer abandono llegó en una travesía de 4500m en mar abierto, una distancia que no sé las veces que la habré nadado, una travesía que quería hacer a modo de entreno pero que no tuvo el final que esperaba.

Comencé bien y como mi única intención era salir del agua para tomarlo como el entreno del día, nadé tranquilo, sin prisa pero sin pausa, veía como me adelantaban “los figuras” en los primeros metros se estiró por completo el total de los participantes, y se fueron haciendo grupos según los niveles.

Salimos del muelle del pueblo de Playitas, todo iba bien, miré tiempos un par de veces y estaba nadando a 1000m cada 18 min, acababa de pasar la playa que me vio nadar el Challenge de Playitas, poco a poco las olas no me dejaban ver al resto de participantes, ni boyas, ni piraguas y tenía que hacer paradas completas para que me coincidiera en lo alto de la cresta para poder distinguir al resto. Miraba tiempos de nuevo y había subido a 21min los 1000, no me preocupaba el tiempo, seguía nadando respirando por la derecha para que no me molestasen las olas, siempre mirando a tierra, pero el cuello se empezó a cansar de hacer metros mirando para el mismo lado, giro la cara, y primer trago IMPORTANTE de agua. La ola me coincidió en toda la cara con la boca abierta. De nuevo cambio y vuelvo a respirar por la derecha.

Sigo unas brazadas pero el cuello necesita descansar y vuelvo a cambiar de lado, bien, una brazada, dos, tres, y nuevo trago de agua, no tan grande, pero más agua de mar hace que se me revuelva el estómago, paro, miro, busco las piraguas para seguir una línea recta, las veo, están cerca, 100m por delante. Avanzo.

Mas brazadas, más metros, vuelvo a mirar, 1000 en 25 minutos, los tragos de agua, el cuello cansado y la parada para orientarme se han notado, intento apretar un poco y me propongo no respirar por la izquierda, tego que acabar estoy a menos de 1500 de la orilla.

Los triceps se machacan y los noto tensos, eso es bueno, quiere decir que estoy apretando, me intento concentrar en avanzar, en los brazos, en la patada, y sin quererlo y sin pensarlo respiro de nuevo por la izquierda con el último trago de agua que hace que el malestar empeore y un ligero mareo se instala debajo del neopreno.

Nueva parada, esta obligatoria, no miro donde están los demás, me giro y me quedo flotando boca arriba intentando recuperar, en lugar de eso empeoro, el mareo aumenta y las ganas de vomitar llegan. Me quito las gafas para liberar presión en los ojos, me quito el gorro y meto la cabeza para refrescar, pero no soluciona nada.

Se acerca una piragua, le pido algo dulce para beber, no llevan nada, miro el reloj y estoy en el 3700, me faltan unos 800metros para la arena de la playa, casi la puedo ver pero me encuentro tan mal que decido abandonar.

Llaman a la moto, y en un par de minutos llega hasta mi, con una pasajera que corrió la misma mala suerte que yo, me subo en la plaza que quedaba y nos acerca a la orilla.

En la arena me arrodillo porque me vuelven las arcadas, en cuanto recupero, salgo y aviso a los jueces que abandoné.

No sé como explicaros la sensación, si habéis estado mareados en un barco, coche, pues es lo mismo pero sin tener dónde agarrarte, donde apoyarte, es horrible, pero la sensación por haber abandonado tan cerca de meta fue aún peor, me sentía ridículo, con rabia, cómo podía haberme subido a la moto estando tan cerca??

En fin, espero que no se repita, aunque la rodilla no me deja respirar y estoy casi seguro que esa sensación volverá antes de lo que deseo.

Nos vemos entrenando.

Acercándose peligrosamente

Ya están ahí, las dos pruebas más duras que me quedan este año ya están ahí.

Estamos a cuatro semanas para la travesía a nado que nos llevará desde Puerto del Rosario al Castillo, 13 kilómetros, que si todo es “normal”, nos tocará con viento y corrientes a favor, pero ya veremos.

Y a dos meses para la travesía más dura en la que me he embarcado, La Bocaina, 15 kilómetros en mar abierto, un mar comprendido en el triángulo que forman las islas de Lanzarote (isla desde la que se tomará la salida), Lobos y Fuerteventura como isla de destino, una auténtica locura, ya que las corrientes aumentarán la distancia, hay que nadar por tramos y corregir la trayectoria, y así todo el tiempo.

De haber sabido que a estas alturas me iba a encontrar así, no me habría inscrito, pero ya es tarde para lamentarse. El problema son los dolores de rodilla, no me están dejando entrenar como quiero, no puedo hacer fondo de carrera porque a partir del km 2-3 la rodilla derecha sigue pidiendo descanso, pero ya no tengo tiempo para dejar que descanse.

Al no entrenar las horas que debería, y no cambiar mis hábitos de comida, sigo cogiendo peso, como igual que cuando entrenaba 4-5 horas diarias, y mi barriga se está aprovechando y creo que ha hecho un pacto con el neopreno para que no entre en él.

Este fin de semana, el día 24, haré una travesía que me tomaré como un entreno más, 4,5km que tendrá como destino Gran Tarajal, esperemos que la rodilla no se queje, que el neopreno me permita nadar con él, y que llegue motivado a la meta, porque tanto problema me está quitando las ganas de entrenar.

Como última prueba del año tenía pensado repetir el Ocean Lava, el 1/2 Ironman en el que debuté en el triatlón, pero de seguir así, no podré ni intentarlo, sabiendo que en el km 6-8 la rodilla me obligaría a parar.

Nos vemos en el mar.

Ya lo dijeron "Los Quijano"

Es tiempo de llanto, es tiempo de duda,
de nostalgia y de “mi” locura.

Después de un largo parón, excesivo diría yo, tocó volver a ponerse las pilas, y el comienzo no fue un camino de rosas. Con lo que yo fui, (me lamentaba ayer) jajajaja.

Salimos a rodar un rato con la mtb, no muchos kilómetros, salieron unos 45, porque a las 18:30 tenía que estar de vuelta para ir al gym, que más tarde resultó no haber clase en el gym, sino sesiones de pierna en la playa. Bendita arena (su puta madre).

La ruta en bici, dura, zona de rompepiernas por el camino de la costa que nos lleva a pozo negro, subiendo y bajando barrancos, un calor terrible (por cierto, un saludito a los que decían que no tendríamos verano) y poco viento que nos refrescase, a buen ritmo y eso que habíamos quedado para una salida fácil y suave, pero los colegas aún no han entendido ese concepto.

Dimos la vuelta después de reparar un reventón en una bajada, y vuelta a casa, ahora el poco viento que había lo teníamos en contra, en algún barranco perdí el bidón que llevo en la tija y muerto de sed parada obligatoria en el primer super que pillamos. Entre la parada, el pinchazo, el calor y viento en contra (suave) muy justo de fuerzas y deshidratado y llego tarde a casa, ducha rápida y a la playa, llego justo, pero no me pierdo ningún ejercicio.

Comenzamos calentando con un trote cochinero por la orilla, y luego llegaría mi muerte muscular. Sentadillas, paso profundo, saltos, cambios de ritmo y carrera por las dunas serían los causantes de mi primer abandono en una clase dirigida.

Haciendo referencia al título, ayer llegó mi tiempo de llanto, los cuádriceps no respondían y los calambres llegaban cada pocos metros, paradas a estirar, y en cuanto forzaba la carrera por la arena me tenía que tirar al suelo porque no me aguantaba de pie. Fue tiempo de duda, seré capaz de coger de nuevo la forma?? tengo un verano muy ajetreado y en una semana travesía de 6k y en dos semanas 150k de mtb. Fue tiempo de nostalgia recordando la forma física con la que llegué al Ironman y es tiempo de mis locuras, en todos estos jardines me he metido yo sólo y es voluntario, así que no vale quejarse.

Señor@s, nos vemos entrenando.

No hay excusas!!!

Sarah Reinertsen, primer atleta con discapacidad en ganar un IronMan

Artículo sacado de:
http://www.toredin.es/sarah-reinertsen-primer-atleta-con-discapacidad-en-ganar-un-ironman/

  • Su nombre es Sarah Reinertsen, debido a una deficiencia congénita no hereditaria, su pierna nunca alcanzaría el mismo desarrollo que el resto de su cuerpo.
  • A esta bella muchacha le gusta pensar que es una especie de androide con una parte mecánica, se describe como una muchacha de una pierna viviendo en un mundo de dos.
sarah6
La triatleta de 34 años y residente en California, es la primera mujer amputada que logra ganar una competencia IronMan.
Subió por la Gran Muralla China y escaló un acantilado gigante en Vietnam durante la décima temporada del programa de CBS The Amazing Race.
sarah2
Cuando no está corriendo, montando en bicicleta o nadando, se está probando prótesis para examinar lo último en blindaje automático de un fabricante de prótesis. También anima a los soldados que han perdido una extremidad en un acto de guerra. Es toda una heroína popular que se dirige a los corredores que la conocen desde que era una niña de once años cuando se puso unas deportivas y comenzó a correr por su vida.
Cuando no está entrenando para una maratón, la puede encontrar hablando ante un auditorio escolar repleto o posando desnuda con la pierna metálica cruzada sobre la otra en la portada de la última Body Issue de ESPN.
Cuenta su historia en sunuevo libro “In A Single Bound“. Nació con una pierna que nunca alcanzaría al resto de su cuerpo, con un defecto congénito no hereditario conocido como deficiencia focal proximal femoral. Reinertsen solo quería encajar algo difícil de hacer cuando se decidió que su pierna debía amputarse, tenía tan sólo siete años. Cuando vio que sus compañeros se apuntaban a fútbol, le rogó a su mamá que le comprara un uniforme y le diera la oportunidad de jugar. Y aunque sus padres tenían prohibido el uso de las palabras “no puedo” en su casa, no es mucho lo que podían hacer si el entrenador la mandaba sola a patear el balón contra una pared. Eso se convertiría en una metáfora de su vida, un mensaje que hace eco en prácticamente todo lo que Reinertsen se propone. Los jóvenes deben alcanzar sus metas sin importar lo que les digan los demás, recalca.
A los once, encontró su juego. Reinertsen estaba en una carrera de diez mil metros con su papá y su hermano cuando vio pasar a un atleta con una pierna artificial. “No podía creer lo que estaba viendo, me di cuenta que era posible”, aseguró Reinertsen.
sarah9

Sarah disputando el segmento de bicicleta en un IronMan
Regresó a casa, se puso unas deportivas y se enseñó a sí misma a correr. Muy pronto, tenía un entrenador y estaba ganando medallas en carreras de relevos de corta distancia. Para cuando cumplió 16, estaba compitiendo en los Paralímpicos de Barcelona. Se tropezó a la entrada y se sintió tan derrotada que regresó a casa y guardó sus zapatos durante dos años.
“Pasé mucho tiempo sintiéndome incómoda conmigo misma”, dijo. Para su segundo año de universidad en la Universidad George Washington, se dio cuenta de que le hacía falta correr y centró su atención en las maratones. “Correr me enseñó a ver mi cuerpo como un todo”, dijo. El premio era correr en la Maratón de la ciudad de Nueva York de 1997. Su entrenador corrió a su lado con una pierna de repuesto en brazos. Llegó a la línea de meta seis horas y media después.
Como atleta, Reinertsen halló fe en el lugar al que podía ir su cuerpo. El año de la maratón, conoció a un hombre al que le faltaba una pierna que se iba para Hawái a la competencia Ironman. A Reinertsen le encantaba ver la carrera en televisión y se convirtió en su obsesión instantáneamente. Solo había dos problemas. Aunque tenía la parte de carrera bajo control, no tenía idea de cómo montar en bicicleta y lo más que conocía de la natación era flotar en el estrecho de Long Island cuando era niña.
Pero asumió el reto. Comenzó con la bicicleta, practicando en su apartamento de Brooklyn. Nadar fue un reto mayor.sarah5 Había una piscina a pocas cuadras de su casa. Pero cada vez que se bajaba del subterráneo se encontraba a la gente mirando fijamente a un mendigo cojo en la plataforma. Esa imagen tan intensa hizo imposible que pensara en ir a la piscina, quitarse la pierna metálica y lanzarse al agua. En cambio, tomaría un desvío de camino a casa y se acostaría en el sofá con medio litro de helado Ben and Jerry’s. Esa rutina diaria le tomó un año. Se convenció a sí misma de que debía regresar a la piscina, quince minutos cada vez durante otro año. Trasladarse de Nueva York a California facilitó el entrenamiento al aire libre. Para 2004, estaba de camino a Hawái. Llevaba doce años entrenando.
Reinertsen aprovechó la resistencia que tenía para la carrera, aunque se le pidió que se retirara porque tardó quince minutos más en el tramo de ciclismo. Ese asunto inconcluso la llevó de vuelta al reto Ironman un año después, cuando terminé en 15 horas y 5 minutos y se convirtió en la primera mujer con una pierna prostética en ganar la codiciada triatlón. “Cuatrocientas personas que andaban en dos piernas llegaron después que yo”, aseguró Reinertsen. “Fue una sensación fabulosa”.

sarah7

Un año después, fue invitada a una audición en ”The Amazing Race” y ganó un puesto para la gira mundial. Los seguidores de este programa de telerrealidad llegaron a conocer a Sarah Reinertsen por sus aventuras en China, Mongolia, India, Vietnam y Kuwait. La carrera terminó para Reinertsen y su pareja en Kuwait cuando se perdieron y terminaron en medio de una turba que presenciaba una decapitación.
Reinertsen recibió un título en periodismo audiovisual, produjo un programa de televisión sobre atletas olímpicos, trabajó con la “Challenged Athletes Foundation”, una organización que apoya a atletas con discapacidades y para una empresa que fabrica prótesis. En estos días, tiene una agitada carrera dando conferencias motivadoras y con frecuencia se presta para pruebas de generaciones futuras de prótesis de pierna. También pasa algo de tiempo visitando amputados en el Centro médico del ejército Walter Reed.
“Mi voz como defensora de las personas que tienen discapacidades está rompiendo barreras, mostrándole a la gente que todos enfrentamos retos que se pueden superar con pasión y trabajo duro”, dijo.
sarah4

No hay mayor poder que una mente fuerte