Marcando el ritmo

Hasta hoy han sido las pruebas deportivas y mi rendimiento físico los que han marcado los ritmos de entreno y descanso y me ha ido bien, los resultados no han sido de campeón del mundo, esos juegan en otra liga.
Conseguí todo lo que me propuse, fue despacio, cada cosa a su tiempo, pero los resultados iban llegando, el sufrimiento y el sacrificio daban sus frutos. Año y medio de entrenamientos constantes me dejaron completar dos medios Ironman y el ansiado Ironman.

Una aventura que comenzó en las navidades del 2011-2012 y que tuvo su guinda del pastel en mayo de 2013 entrando y meta y consiguiendo el deseado FINISHER del Ironman de Lanzarote rodeado de la familia y apoyado via teléfono (whatsapp, facebook, twitter, …) por un montón de amigos.

Cuando empiezas en esto todo el mundo te habla de ese día, que no se olvida, que se sufre, que se llora, que se ríe, que recuerdas muchas cosas que has pasado para llegar ahí y muchas cosas que perdiste por querer llegar hasta ese momento, y por muy duro que sea, nadie se arrepiente, muchos nos lamentamos y juramos no volver, pero rápido se pasa ese sentimiento y comienzas a pensar en bajar el tiempo para el próximo año. Pues sí, todo eso me lo habían dicho muchos, y tal cual, paso por paso, sucede, me faltó llorar en la meta, pero creo que ya no tenía fuerzas.

Después del Ironman mi siguiente gran reto era cruzar los 15km que separan Lanzarote de Fuerteventura. Me tenía que centrar en nadar y nadar y nadar. Me tomé 2 semanas de merecido descanso después del Ironman y retomé los entrenos de mtb y agua. Todo parecía ir bien. Pero no, mi rodilla derecha ha decidido descansar más tiempo que yo.

Poco después de volver a la rutina del entrenamiento ha empezado a quejarse como nunca, un pinchazo en la parte baja y externa de la rodilla derecha consigue hacerme parar y que sea imposible correr más de 2-3km, no me deja hacer más de 60km de bici cómodo y a partir de 80-100 el dolor el potente y nadando, si bato mucho de piernas más de dos horas se hace dificil.

Debido a eso, he decidido no presentarme a La Bocaina, el tatuaje ese lo dejo pendiente, no olvidado, sólo pendiente, porque me gustaría intentarlo algún año.

De momento toca ir al fisio, trauma, y un sin fin de actividades que nunca pensé que haría por obligación.

Así que, a partir de hoy, mis ritmos, quedan de mano de mi rodilla, se ha vuelto la jefa y sus deseos se han convertido en órdenes.

Nos vemos entrenando.

Anuncios

Camino hacia el sado

Hoy, después de varios días, concretamente una semana en la que mi culo ha saboreado las mieles de paraiso, una semana larga probando la suavidad de los cojines y edredones de plumón, sofá de piel y colchón de latex, el pobre se ha vuelto a reencontrar y catar la dureza del cuero.

Será esto el comienzo de un camino hacia el sado?? Si eres ciclista estarás conmigo en que es un sufrimiento del que se disfruta, un sufrimiento aceptado, tanto, que se llega a ignorar y sólo nos fijamos en la belleza del camino aceptando con gusto todo el castigo de la ruta elegida, a modo de sumiso dominado cruelmente, y sinceramente me da miedo que esto vaya a mas, pero no, no creo que llegue a esos extremos y espero y ansío que este sufrimiento voluntario no salga del mundo deportivo, y el cuero de hoy ha sido el del sillín de la bici.

Aún así, hoy, lo echaba de menos, necesitaba volver a salir en bici, 10 días sin tocar una bici, y la mtb más tiempo, han sido suficientes para volver a dar pedales con ganas, una ruta habitual, 55km sin matarnos, comentando y charlando todo el camino para comenzar a rodar y empezar la puesta a punto para la siguiente aventura.

Mañana volveré a darle un respiro a mi culo y lo dedicaré a nadar, tengo que hacer muchos metros y después de un día de mtb será una buena recompensa para las piernas.

Recuperando sensaciones

Una semana he necesitado para volver a tener buenas sensaciones en las piernas después del Challenge.

Entrenos suaves, sin forzar, porque el primer intento de apretón que tuve fue el miércoles con la mtb y las piernas se quejaron durante horas.

Los amagos de calambre han estado presentes durante toda la semana, no sólo entrenando, también en la cama, durante el día caminando, al levantarme de la silla en el trabajo, al levantarme del sofá, …

He seguido tomando las pastillas de magnesio de VictoryEndurance MgB6, y seguro que eso ha hecho que los calambres sólo fueran amagos y no llegaran a machacarme.

Correr se ha hecho tarea “imposible”, hasta hoy, que parece que las piernas han despertado y eso me ha motivado un poco, porque ya me veía otra semana “parado”.

He salido a hacer una ruta habitual en los entrenos de mtb, una salida de 50km en los que las piernas se han portado desde casa hasta la vuelta, subiendo y bajando han respondido y ni una queja, unos estiramientos como recompensa, y a seguir, que el Ironman está a 26 días.

Nos vemos entrenando.

3×100 cumplido

Esta vez el tiempo ha respetado y mi segundo intento ha sido el definitivo para poder completar el 3x100k en mtb.

El único sentido de hacer este reto era personal, no podré ir a la Titán Desert, de momento por dos razones fundamentales, falta de dinero para poder afrontar esos gastos, y falta de forma suficiente para poder rendir de una forma decente y disfrutando de los 6 días y los 600k, así que ya que vivo en un lugar con unos paisajes y clima similar al que se encontrarán los afortunados que puedan disfrutar del desierto, me decidí a hacerme mi particular media titán, que además de probarme para el Ironman y ser un buen entreno para las piernas, me serviría para comenzar a sufrir de calambres y por supuesto de culo. Como experiencia de tirada larga ha estado muy bien, me pudo acompañar un amigo en las etapas 1 y 3, así que en solitario sólo hice el segundo día, y aunque el viento me castigó más kilómetros de los esperados, estuvo bien poder rodar esforzándome sólo por mantener una media decente.

La razón de hacer 100k cada día y no otra distancia ha sido que la suma saldría media Titán Desert y hacer 3 etapas de la nueva marca que organiza pruebas de triatlón, Experience100k, y aunque en este caso no se trataba de triatlón, sí que eran 100k diarios. Esperemos que les vaya bien y puedan seguir y triunfar tanto como otras franquicias en ese mundo.

La experiencia ha sido buena, dolorosa, pero buena, mucha ayuda para mantener la media ha sido gracias a Carlos, el colega que me acompañó, y que es una auténtica bestia dando pedales y era él quien tiraba de mi para que no bajase demasiado.

El tercer día la fundida de piernas era ya considerable, y en las subidas largas o los repechos fuertes me quedaba clavado, y no era capaz de tirar con ganas y todo por falta de pierna, las pulsaciones ni se inmutaban, y era normal porque no tenía gas para apretar.

La alimentación la intenté hacer constante, cada 1h comía barrita intercalando barritas muy dulces con barritas de frutos secos, y procurando beber siempre cada 20-30 minutos un par de tragos, con eso no he tenido pájaras, ni sed ni necesidad de parar a evacuar líquido, por lo que no ha estado mal de cantidades.

Todos los días al llegar a casa unos buenos estiramientos mientras tomaba el Total Recovery de sabor sandía de Victory Endurance han ayudado a que al día siguiente volviese a estar a punto para otra tirada.

Con estas etapas que comencé el martes saliendo muy suave con un amigo para hacer 53km, y mi reto personal del 3×100, cierro hoy la semana con 360k de bici, 20k de carrera y 4000 agua, aunque aún me queda mañana, que a pesar de ser el día del señor, el Ironman no sabe de días de fiesta y me tocará salir a correr, eso sí, después de que recuperen un poco los cuádriceps.

A ver si uno de los años próximos puedo asistir a la Titán, mientras tanto, seguiré haciendo mis particulares Fuerte(ventura)Titán.

Os dejo los gráficos y datos del Garmin de las 3 etapas:

Miércoles:
Jueves, en solitario:
Viernes:

Nos vemos entrenando

Cerrada semana de carrera y nuevo intento 3×100

El domingo finalicé la semana con una carga importante de carrera, donde corrí todos los días menos lunes y jueves, sacando totales diarios de 8 + 20 + 20 + 18. A esto hay que sumar los 150 km de bici (creo) y los 6000m de agua que hice para soltar.

La dedicación casi exclusiva a correr tuvo dos razones, la visita a mi hermano a Lanzarote (no pude llevarme la bici) y aprovechar para correr la primera vuelta que tendré que realizar en el Ironman y “explorar” una vez más el terreno. Sigue siendo para mi, la parte más dificil, la que menos me gusta y con la que menos disfruto, si a eso sumamos que llevaré una carga en las piernas de 180kilómetros de bici, cada vez que lo pienso me siguen temblando las piernas.

La semana pasada, por motivos de la lluvia y del terreno de la isla, no pude realizar los 300km de mtb que me había planteado, pero esta semana lo vuelvo a intentar, y mañana comienza la primera etapa.

Hoy, a modo de calentamiento hice 55km fáciles, para soltar un poco las piernas después de la paliza de carrera que me había dado estos días y que las piernas se adaptaran a la bici y dejaran de pensar en correr.

Tambien he mirado el tiempo y parece que en esta ocasión la lluvia me va a respetar, no así el viento, que está cambiando y según aemet saldré con viento de norte (en contra), y a media mañana cambiará a sur (haré la vuelta en contra), eso me bajará la media y me dejará un calentón de piernas notable, pero para eso estamos, hay que acostumbrarse, la isla es así, y el viento forma parte de ella.

Las salidas de los 100km de mtb las haré por las mañanas, para dedicar el medio día a unos metros de agua y las tardes a correr, serán unos días de carga importante, pero el día “D” está cada vez más cerca y no me puedo dormir en los laureles.

Y ya por último acabar felicitando a Javi (Olea), creador del blog http://aristacimera.blogspot.com.es/, que este finde pudo ser finisher de la Maratón de Sevilla. En su blog podéis leer los enternos que se curró y lo que se consigue siendo disciplinado. Felicidades Javi.

Nos vemos entrenando.

Abortado, pero no cancelado…

Hoy tocaba la segunda etapa del 3×100, pero las inclemencias del tiempo se pusieron en mi contra.
Las lluvias de la tarde anterior, más las de la noche, sumadas a la que caía mientras rodaba hicieron imposible el avance.
El suelo arcilloso hace que se vaya pegando a las ruedas, horquilla, cambio, vainas, …, hasta q pedalear se vuelve imposible. Una pena porque salí con ganas, pero tardé 2h50′ en hacer 34km, de los cuales 12 fueron volviendo por carretera a 35-45 km/h, la ida se convirtió en imposible, buscando palos cada 400 metros para limpiar los pasos de rueda y poder seguir otros metros.
Para mañana estará igual, así que el 3×100 lo he aplazado para la próxima semana, que tengo los días de descanso para volver a intentarlo, espero que el tiempo me respete. Para 4 días que llueve en Fuerteventura, me va a tocar justo en esta fecha.
Así que cambiaré los entrenos de mtb por doble running y gym.
Nos vemos entrenando.